• 1
    Trend Topics
  • 1
    Product Manager
    La tecnología semántica, clave para gestionar la avalancha de contenidos

    En el panorama actual en el que se mueven los medios de comunicación escritos, en el que la cantidad de información es ingente, en forma de textos, fotografía, vídeos..., se hace necesario tener a mano cualquier tipo de herramienta que ayude a la catalogación y búsqueda eficaz de toda esta enorme cantidad de contenidos multimedia; que permita a los profesionales no perderse en largos y tediosos procesos y llevar a cabo su tarea con la máxima eficiencia posible.

    En este sentido, cobran especial importancia todas las soluciones basadas en las tecnologías de enriquecimiento semántico que vayan orientadas a esas labores de catalogar, procesar y analizar la información, de cara a que los medios no pierdan eficacia sepultados por tal nivel de información. Estas tecnologías ofrecen a la compañía toda una serie de posibilidades que permiten un funcionamiento inteligente, ágil, dinámico y sencillo por parte de los profesionales, que van a poder sacar mayor provecho a los contenidos y todo ello utilizando menos tiempo.

    Estas tecnologías semánticas tienen como objetivo dotar de más inteligencia a todos los procesos de auto-catalogación, enriquecimiento, búsqueda y recuperación de contenidos que se llevan a cabo en los medios. Dentro de estos recursos destacan aspectos como la búsqueda autocompletada, la búsqueda difusa (¿quiso usted decir?), las consultas en leguaje natural, la búsqueda multilingüe, la extracción de entidades (personalidades, instituciones, localizaciones...) y conceptos y la clasificación automática contra catálogos estándar (IPTC) o el catálogo de la organización.

    El aprovechamiento de la tecnología semántica también alcanza los formatos multimedia. Las entradas de audio y video se procesan con sistemas de reconocimiento de texto (Audio Speech Recognition, o Speech-to-text) para luego ser sometidas a los procesos automáticos de enriquecimiento semántico.

    Además, este control sobre la gran cantidad de contenidos que maneja diariamente un medio, posibilita también un posible aprovechamiento monetario de estos, a través de estrategias que permitan su comercialización. Se trata de que todo ese volumen de documentación esté perfectamente organizado y se pueda gestionar de un modo coherente y sencillo para que, si se considera oportuno, se le pueda dar una salida comercial con todas las garantías posibles.